• Sofía Torres Caiza

El cambio de la matriz productiva y la educación superior


La Constitución de 2008 establece como objetivo de desarrollo el Sumak Kawsay o Buen Vivir que propone un modelo de desarrollo y crecimiento económico centrado en el ser humano. El desarrollo nacional incluye en este caso la interacción de la naturaleza y la sociedad con el mercado y el Estado. A partir de esta declaración la Carta Magna propugna que el Estado asuma entre sus funciones la planificación, regulación y redistribución. La Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) se convierte entonces en la institución encargada de cumplir con dichas funciones para llevar a cabo una transformación en el sistema económico ecuatoriano a fin de alcanzar el Ecuador del Buen Vivir.


Debido a que la economía ecuatoriana no ha podido superar su modelo proveedor de materias primas, el desarrollo económico del país se muestra incompatible con el objetivo impulsado por el Buen Vivir. Es por esta razón que el cambio de la matriz productiva se convierte en un eje esencial para la transformación económica y social del Ecuador. Según SENPLADES “Transformar la matriz productiva es uno de los retos más ambiciosos del país, el que permitirá al Ecuador superar el actual modelo de generación de riquezas: concentrador, excluyente y basado en recursos naturales, por un modelo democrático, incluyente y fundamentado en el conocimiento y las capacidades de las y los ecuatorianos.”


Las áreas de intervención para el cambio de la matriz productiva son la generación de capacidades, el financiamiento, la infraestructura, la atracción de inversión extranjera directa, la sociedad de la información, el desarrollo agrícola, la articulación de empresas y la innovación, esta última a través de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación. La matriz productiva ve en la educación y formación de los futuros profesionales ecuatorianos una pieza fundamentalmente necesaria para lograr el cambio de la matriz productiva.


No es en vano que el actual gobierno destine tal cantidad de recursos humanos y económicos para la mejora de la educación. En este gobierno se han otorgado a través del Programa de Becas Nacionales y Ayudas Económicas más de trece mil becas, además de que la inversión en este sector no ha cesado de aumentar. En 2006, según las cifras presentadas por la Senescyt, se invirtió 27 millones de dólares en comparación a los 170 millones invertidos en 2013.


Uno de los programas que mejor refleja la importancia de la matriz productiva en la educación es el Programa del Grupo de Alto Rendimiento. La nivelación especial propuesta para estos estudiantes se concentra en materias científicas como matemáticas, física, química y biología, que son requisito de admisión principalmente para las ingenierías. Además este año se implementó al programa el Grupo de Alto Rendimiento de Carreras Técnicas (GAR-CT). Esta tendencia a querer profesionales en las ramas técnicas se confirma con la incorporación en 2014 de 12 nuevas carreras técnicas reconocidas por la Senescyt.


Por lo pronto nos encontramos en pleno proceso de formación de la nueva matriz productiva para la cual la educación es, sin duda, una pieza clave. Sin embargo muchos de estos procesos aún se encuentran en constante ajuste y mejora, y no será sino en unas cuantas décadas que sabremos qué tanto ha cambiado nuestra matriz productiva.

UNIVERSIDADES Y POSGRADOS
Notas recientes
Búsqueda por etiquetas
Síganos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Unknown-1.jpeg
  • 580b57fcd9996e24bc43c543
  • Twitter Square
  • Tumblr básica Negro
  • Instagram Square Negro
  • facebook-square
 

FACEBOOK.COM/PRODEDIM

info@prodedim.com

QUITO - ECUADOR

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now